BUSCAR DATOS

Cargando...

VACACIONES EN AUTO. QUE DEBE LLEVAR PARA VIAJAR TRANQUILO

ADVERTENCIA - HAY CONTROLES DE TRÁNSITO EN TODAS LAS RUTAS QUE CONDUCEN A LOS DIFERENTES DESTINOS TURÍSTICOS.
La Policía Caminera de distintas provincias exige carné de conductor habilitado en tiempo y forma, la tarjeta verde o azul y póliza de seguro, entre otros documentos y elementos de seguridad.
Si está pensando en salir de vacaciones con su familia en automóvil, antes de partir hacia ese destino soñado es fundamental asegurarse que lleva todos los papeles en regla del vehículo y que todos los elementos de seguridad están predispuestos, ya que un olvido o descuido puede derivar en un fuerte multa en el camino que le puede arruinar el tan esperado y merecido descanso.
Antes de salir, lo que nunca debe olvidar de cargar en la guantera o en su billetera es el carné de conductor habilitado en tiempo y forma; la tarjeta verde del auto (si está vencida sólo sirve si es presentada por el propietario) o tarjeta azul con autorización para conducir en caso de que el conductor no sea dueño, póliza de seguro (la constitución y el pago al día o carné vigente) y, si tiene GNC, la tarjeta de identificación y la oblea obligatoria del vehículo.
Además, debe recordar que en las rutas argentinas es obligatorio circular con las luces bajas encendidas siempre, inclusive de día; con cinturón de seguridad (lo deben usar todos los ocupantes del auto) y los menores de 10 años deben ir en el asiento de atrás.
Y si de elementos de seguridad de trata, el matafuego, que tiene que estar fijo a mano del conductor y la baliza reflectiva, nunca deben faltar.
Asimismo, los espejos retrovisores deben estar sanos y las chapas patentes deben ir colocadas en su lugar, con sus respectivas luces y en perfecto estado, sin acrílicos ni marcos cobertores.
Para viajar tranquilos, es vital revisar el sistema de frenos y asistir a un taller especializado para controlar alineación, balanceo y el estado de las suspensiones. Esto es importante para maniobrar correctamente, cuidar el desgaste de los neumáticos, para la estabilidad de los frenos y lograr un desplazamiento suave.
Asimismo, se debe controlar el nivel de líquido de frenos (debe cambiarse cada 2 años o 20.000 kilómetros), del aceite del motor (se deberá reemplazar entre los 8.000 y 10.000 kilómetros dependiendo de las especificaciones del fabricante o, al menos, una vez al año). Si el vehículo cuenta con dirección hidráulica, hay que controlar periódicamente el fluido hidráulico.
Además, corroborar si el nivel del líquido refrigerante y el del agua del depósito son los adecuados.
Es necesario verificar que no haya ninguna lámpara quemada (en ese caso debe sustituirla) y que ningún faro esté mal alineado, ya que esto disminuye el alcance visual en más de 20 metros.
Comprobar que todos los cinturones de seguridad funcionen correctamente, y que ninguno esté trabado.

Fuente: El Liberal - Sgo. del Estero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escriba su consulta o comentario: